martes, 2 de octubre de 2012

CONTRA EL OLVIDO Y LA IMPUNIDAD: PÁVEL GONZÁLEZ Y DIGNA OCHOA



20090422214516-justicia-pavelg.jpg
Ni olvido ni perdón
Para vergüenza de la raza humana y de la Justicia de México,  Pável González, de veinte años, fue secuestrado, torturado, violado, y ahorcado. Y sus asesinos, miembros del grupo de extrema derecha Yunque, que se permitieron el lujo, además, de pavonearse y amenazar a los compañeros y amigos de  Pável, siguen impunes, gracias al miedo o la complicidad  de policías, ministerio público, jueces y  forenses que, en el colmo de la desvergüenza, certifican que no pueden saber si Pável estaba vivo cuando recibió los golpes, las heridas, la rotura de cráneo, y las lesiones internas y externas  que presentaba , o fueron producto de una caída en el descenso del cadaver. Algo que sabe discernir cualquier  estudiante de primer año de Anatomía Patológica.
Un suscinto resumen de los hechos comprobados:
- El 19 de abril de 2004, un día antes del 5° aniversario del estallido de la Huelga, Noel Pável González González desapareció, dejando su bicicleta en las instalaciones de la facultad de Filosofía y Letras.
- El viernes 23 de abril de 2004, se levanta el acta de desaparición  Ese mismo día por la tarde fue encontrado su cuerpo sin vida, colgado en una cruz  ldonde estaban inscritas las etras "EDNA-ZMASH" con una svástica en la parte posterior, en el Pico del Águila, en las inmediaciones del cerro del Ajusco. 
- Los que transportaron el cuerpo de Pável,  desde El Pico del Águila hasta el tanatorio público,   fueron miembros delEscuadron de Rescate y Urgencias Médicas (E.R.U.M.), dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal,  y lo hicieron sin haber recabado la preceptiva presencia de un Juez que ordenara el levantamiento del cadaver, sin que los forenses y la policía científica,  ni el Ministerio Público realizaran la inspección  en el lugar del hallazgo. Entre otras irregularidades,  dejaron caer el cuerpo "accidententalmente" por un desnivel de más 60 metros. 
-  Hasta aproximadamente a las 7:30 en la mañana del día sábado 24 de abril, sus padres no son informados del hallazgo.
-  El forense que  informa a su padre de los resultados de la primera autopsia,  realizada en el Servicio Médico Forense (SEMEFO), le explica  que el cuerpo presenta lesionesinternas, externas, perianales y genitales, fractura de craneo con pérdida de masa encefálica causado con un objeto que podría ser un bate, y,  posteriormente ahorcamiento, y todo ello a lo largo de los cuatro días anteriores a su muerte,  desde el primer día de su desaparición hasta el día de su muerte.
- El domingo 25 de abril, a petición de sus padres se levanta una averiguación previa en el Ministerio Público Nº. 50, razón por la que se realiza una segunda autopsia horas antes del entierro.
- El lunes 26 de abril llega a la coordinación de Estudios Latinoamericanos, al Comité Cerezo, al comité de apoyo a las FARC y a varios estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras, compañeros de Pável González,  un correo electrónico amenazante, remitido desde una identidad referida al grupoYunque,   sociedad secreta  de ultraderecha violenta,  y  alude en él a "Apocalipsis", uno de sus grupos de choque.
Pero ni la policía ni el Ministerio Público, ni el Juez indagaron la IP del remitente, ni  en las posibles conexiones con el asesinato de Pável y las actividades delictivas de los miembros de Yunque, responsables de palizas,  torturas y asesinatos  contra estudiantes  comprometidos con la causa de la izquierda y los defensores de los  derechos humanos en México. Siempre con absoluta impunidad.

La perversa  táctica que consiste en hacer que la víctima se convierta en reo, se consigue haciendo que un forense extienda  un certificado médico  diciendo que no hay trazas del vil asesinato  más que evidente, sino que se trata de un suicidio.  Y,  mientras,  la policía ignora todos los indicios , desprecia las pruebas,  se dedica a investigar cada recoveco de la vida de la víctima para demostrar que   tenía ciertas frustraciones sociales,  y algún desequilibrio psíquico, y no era feliz.
La misma táctica que usaron con Digna Ochoa, defensora de los Derechos Humanos,  torturada durante varias horas y ultimada a tiros,  cuya muerte los forenses dictaminaron como suicidio. 
Aquí se pueden ver
 las imágenes de las lesiones que los forenses no vieron,  ni encontraron,  ni reseñaron en el cadaver de Digna Ochoa. Ni el más tercermundista de los forenses podría pasarlas por alto,  si no es interesadamente.

México no sólo es un estado fallido; sino una infamia en la superficie de la Tierra,  mientras los responsables de los asesinatos sigan impunes, y  no sean investigados por policías eficientes,  y llevados ante Jueces  justos e imparciales, cosa que no parece existir en México.
Y Pável, como Digna, y tantas otras criaturas torturadas y asesinadas, estarán en nuestra memoria  mientras vivamos para recordarnos que  quizás nosotros  tampoco  supimos defenderlos ni  merecerlos.
Publicado en Gatopardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada